Periodoncia , Gingivitis, Dental implants, Periodontitis, Periodontist, Periodontics, Juan Jose Carraro, Bad breath, Bleeding gums, Fundacion carraro, Dr. Adolfo Aragonés, Dental hygiene, Gum surgery
FacebookTwitter Fundación CarraroLinkedinBlog de la Fundación Carraro
Periodoncia , Gingivitis, Dental implants, Periodontitis, Periodontist, Periodontics, Juan Jose Carraro, Bad breath, Bleeding gums, Fundacion carraro, Dr. Adolfo Aragonés, Dental hygiene, Gum surgery
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

AGRANDAMIENTOS GINGIVALES INDUCIDOS POR FENITOÍNA
Autores: Feser, Gustavo±* – Funosas, Esteban±* – Gulino, Mariana±
 
±Jefe de Trabajos Prácticos Cátedra de Periodoncia (FOUNR)
* Especialistas en Periodoncia
 
Lugar de Trabajo: Cát. de Periodoncia. Facultad de Odontología. Universidad Nacional de Rosario.
Dirección para la correspondencia: Tucumán 1591 PB “A” (2000) Rosario. Santa Fe.
Número de teléfono: 0341-4210585.
E-mail: gfeser@fodonto.unr.edu.ar

RESUMEN

Una de las patologías que se observan frecuentemente en la clínica periodontal es la aparición de pacientes con agrandamientos gingivales de diversas causas. Una de las etiologías más frecuentes, sobre todo teniendo en cuenta el auge del uso de ciertas drogas, son los agrandamientos farmacoinducidos.
El presente trabajo surge como fruto de una extensa recopilación bibliográfica de trabajos de investigación publicados en los últimos años que recoge una vasta evidencia científica y con el fin de dilucidar al menos un poco más la enigmática y controversial etiología de los agrandamientos gingivales farnacodependientes.
La cantidad de datos científicos es incalculable y obviamente no pudo ser volcada completamente en éste trabajo de actualización por falta de espacio y para no confundir al lector con la diversidad de datos recogidos.
El objetivo del presente es dar una visión global de los distintos resultados obtenidos en distintos centros que investigan los agrandamientos gingivales en modelos humanos y animales con fenitoína.
Palabras claves: Agrandamiento gingival, fenitoína.


INTRODUCCIÓN

La fenitoína es una droga neurológica anticonvulsivante, y su utilización se encuentra dirigida especialmente en pacientes que sufren epilepsia y para tratar trastornos de petit mal.
Algunos estudios sugieren que los adolescentes y niños son más susceptibles que los adultos al efecto de la fenitoina y ciclosporina.
Se debe tener en cuenta que este grupo etario no toma nifedipina por lo tanto no hay estudios al respecto, sin embargo estudios en animales jóvenes han confirmado este hallazgo. ,
Addy et al. encontraron que los pacientes jóvenes tenían una prevalencia mayor de agrandamientos gingivales farmacoinducidos (AGFI) que los adultos que tomaban fenitoína mientras que Hassell et al., no encontraron correlación en pacientes hospitalizados entre la edad y la droga.
Se han realizado estudios teniendo en cuenta la edad, es decir, influencias hormonales y la predisposición individual sobre cultivos de fibroblastos gingivales de pacientes que toman tanto fenitoína como ciclosporina. Los fibroblastos pueden metabolizar, la testosterona a un metabolito activo (5ª-DHT). Cuando se añade fenitoína a estos cultivos se observó un incremento en el metabolismo andrógeno.
Estos cambios del metabolismo andrógeno puede incrementar la predisposición a los efectos indeseados en adolescentes.
Pacientes medicados con fenitoína tiene menos perdida ósea que pacientes que toman valproato sódico en relación a la edad y sexo, con respecto a los controles sanos.

Paciente con petit-mal medicado con fenitoína.
Aspecto nodular de los agrandamientos.

Sin embargo fibroblastos obtenidos de AGFI tanto por fenitoína como por ciclosporina, no demostraron una dependencia de la edad con el descenso de la síntesis de proteínas y la producción de colágeno.
Se ha demostrado que la fenitoína y su mayor metabolito pueden reaccionar con subpoblaciones de fibroblastos distintos fenotipicamente y causar tanto un incremento en la síntesis de proteínas y proliferación celular , así también como un descenso en la actividad de la colagenasa que trae como consecuencia una degradación ineficaz y escasa de la producción del colágeno.
Con respecto a los factores irritativos, Addy 6 y Hassell 7 encontraron relación entre la pobre higiene oral y el AGFI . Sin embargo existen contradicciones ya que otros investigadores no encontraron dicha correlación entre la placa bacteriana, la inflamación gingival y los AGFI en pacientes que tomaban fenitoína o ciclosporina. , ,
Se encontró que la fenitoína aumenta la secreción de factor de crecimiento derivativo de plaquetas por los macrófagos, hecho que podría influir en la expresión de los AGFI ya que dichas células juegan un rol fundamental orquestando los cambios inflamatorios en los tejidos gingivales. Por lo que hay evidencia considerable de que la inflamación exacerba los AGFI.
Todo indica que, la sensibilidad del paciente a la medicación y no la dosis sería el determinante de los agrandamientos gingivales (AG).
Por otra parte según algunos autores , la dosis de fenitoína no afecta la severidad del AGFI. Sin embargo Addy et al.21 encontró relación entre la severidad del AGFI por fenitoína con el incremento de los niveles séricos de la droga.
A pesar de esta evidencia otros autores , no encontraron una relación entre las concentraciones plasmáticas del fármaco y los AGFI.
Sin embargo en pacientes epilépticos hospitalizados se ha demostrado una relación directa entre el gradiente de fenitoína en la saliva y al agrandamiento gingival.
Además se propuso a la placa bacteriana como reservorio de fenitoina en los AGFI.
Histopatológicamente el AGFI por fenitoína esta caracterizado por un aumento en el crecimiento normal es decir, igual proporción de células y matriz, al contrario de lo pensado anteriormente como una hipertrofia o hiperplasia celular.
Ha sido estimado que la matriz no colágena formada en parte por glucosaminoglucanos (GAG) y proteoglicanos (PG), comprende un 20% del peso seco del tejido gingival en los pacientes que toman fenitoína y sólo un 7% en los tejidos normales.
No se sabe si este incremento de los GAG y PG en los tejidos de los pacientes con fenitoína se debe a un aumento en la síntesis o a una disminución de su degradación.
Estudios in vitro muestran que el AG producido por fenitoína puede estar más relacionado a la falta de degradación, que al aumento en la producción de colágeno. Esto se sustenta en la evidencia de que los fibroblastos de pacientes con AGFI producen una colagenasa inactiva favoreciendo el depósito de colágeno
Sin embargo la sobreproducción de colágeno por los fibroblastos en los agrandamientos por fenitoina incluye un estado mayor de producción de colágeno y no un descenso en su degradación.
Las prostaglandinas pueden también jugar un rol en la patogenia del los AGFI por fenitoína.
Según algunos estudios la formación de prostaglandinas fue significativamente mayor en fibroblastos obtenidos después de 9 meses de tratamiento que aquellos antes del tratamiento.
Estos hallazgos sugieren que el tratamiento con fenitoína resulta en un aumento de la regulación de prostaglandinas E2 (PG E2) en los fibroblastos gingivales. Esta sobre producción causa un aumento en la síntesis de glucosaminaglucanos que afectaría a la matriz extracelular.

Paciente epiléptico medicado con fenitoína.
Vista del maxilar inferior.

La fenitoina también posee propiedades inmunosupresoras , , que ha inducido investigaciones sobre sub poblaciones de linfocitos en los AGFI.
Las células de Langerhans también están aumentadas en el epitelio de pacientes con AGFI. La IL-1? puede estimular la proliferación de fibroblastos en presencia de factores primarios de crecimiento, además el AGFI y el de células de Langerhans puede estar mediado por la interacción de la IL-1? y el factor de crecimiento.
También se demostró que un aumento en la IL1 estaba relacionado con un incremento de las células de Langerhans en la encía inflamada crónica.
En un estudio, se investigó el efecto de la fenioina en el metabolismo de los receptores para el Factor de crecimiento epidermoideo (EGF) en cultivo de fibroblastos. Las células fueron obtenidas de pacientes susceptibles y no-susceptibles.
El resultado mostró que la fenitoína produce una regulación disminuida del EGF en los pacientes susceptibles, mientras que una regulación aumentada en los no-susceptibles. La fenitoína, por lo tanto, puede incrementar el número de receptores de EFG en la superficie celular, lo que causa una alteración en la homeostasis del tejido conectivo y con ello un aumento en la producción de colágeno y matriz extracelular.
Por otra parte se ha investigado a la fenitoína en relación al factor de crecimiento derivado de las plaquetas (PDGF) en macrófagos y monocitos, arrojando la conclusión que en presencia de la droga los macrófagos secretan mayor cantidad de polipéptidos (factores de crecimiento), exacerbando así la respuesta inflamatoria con la posible aparición de agrandamientos gingivales.


CONCLUSIÓN

Si bien la etiología de los agrandamientos gingivales farmacoinducidos aun no esta clara, podría ser, por lo expuesto anteriormente, que estamos frente a causas multifactoriales en la que los factores como: susceptibilidad genética, irritantes locales, respuesta inmune alterada y comedicacion se alternan con cada una de las diferentes drogas para determinar las características individuales de los agrandamientos. Incluso en el terreno de las investigaciones relacionadas al tema, los distintos centros aportan resultados variables, según la población muestral utilizada, la edad, estrato social, nivel de higiene oral, metodología utilizada y utilización de modelos humanos o animales.
La fenitoína produce una AGFI en el que no se observa una relación con la dosis, el tiempo transcurrido desde el comienzo de la medicación, duración de la terapia, ni concentración en suero y saliva, en cambio es fundamental la predisposición individual de cada paciente.
De acuerdo a las características histopatológicas, surgen diferentes hipótesis en cuanto a la etiología . Mientras que algunos autores sostienen que los fibroblastos se dividen en diferentes subpoblaciones genéticamente determinados y fenotipicamente estables, otros afirman que el agrandamiento se produciría por un aumento del colágeno, o por la disminución de la actividad de la colagenasa o bien por la producción de esta enzima en forma inactiva.
Otra hipótesis tiene en cuenta las alteraciones de las concentraciones de calcio en los fibroblastos.
Mas allá de ser clínicamente indistinguibles existen ciertas diferencias en cuanto a su manifestación y la historia clínica nos indica frente a que tipo de agrandamiento nos encontramos. Si bien el tratamiento no se incluye en este articulo es relevante mencionar que el mantenimiento de una buena higiene oral por parte del paciente, terapia básica periodontal, eliminación quirúrgica de las masas gingivales, control y mantenimiento profesional de acuerdo a la gravedad del caso, son vitales para que el paciente no sufra recurrencias de agrandamientos y asegurarle así una calidad de vida óptima.


1 Lavandeira, H, De Chiara, A, Bohbouht, A.(1996): Agrandamientos Gingivales Farmacoinducidos.; Revista Asoc. Odontol. Arg.Vol84. N4.:268-277

2
Heifti, AF., Eshenaur, AE, Hassell, M., Stone, C. (1994): Gingival overgrowth in cyclosporine –A treated multiple sclerosis patients . J periodontol 65:744-749

3 Esterberg , HL., White, PH. (1995): Sodium Dilantin gingival hyperplasia. Journal of American Dental Association. 32:16-24

4 Kitamura, K., Morisaki, I., Adachi, I., Kato, K., Mihara, J., Sobue, S. & Hamada, S. (1990): Gingival overgrowth induced by cyclosporine A in rats. Archives of Oral Biology 35:483-486

5 Morisaki, I., Kitamura, K., Kato, K., Marukawa, Y., Mihara, J. (1993): Age dependency of cyclosporin-A induced gingival overgrowth in rats. Pediatric Dentistry 15:414-417

6 Addy, V., Mc Celnay, JC, Eyre, G., et al.(1983): Risk factors in phenytoin-induced gingival hyperplasia. J Periodontol 54:373-377

6 Hassell, TM, O´Donell, J., Pearlman, J., Tesini, D., Murphy, T., Best,H. (1983): Phenytoin- induced gingival overgrowth in institutionalized epileptics. J Clin Periodontol 11:242-253

7 Sooriyamoorthy, M., Harvey, W. ,Gower, DB. (1988): The use of human gingival fibroblastsmin culture for studying the effects of phenytoin on testosterone metabolism. Archives of Oral Biology 33:353-359

8 Seymour RA, Thomason JM, Ellis JS.(1996) : The Pathogenesis of drug-induced gingival overgrowth. J. Clin Periodontol 23:165-175

9 Seymour, RA, Smith, DG , Turnbull, DN. (1985): The effects of phenytoin and sodium valproate on the periodontal health of adult epileptic patients, Jouranl of Clinical Periodontolgy 12:413-419

10 Sobhani, S., Hassell, TM ,Stone, C. (1989): Patients age and susceptibility to cyclosporine gingival enlargement: in vitro study. Journal of dental Research 68:416

11 Hassell, TM, Gilbert, GH. (1983): Phenytoin sensitivity of fibroblasts as the basis for susceptibility to gingival enlargement. American Journal of Pathology 112:218-223

12 Foster, R , Hassell, TM.(1985): Response of single cells clones of human gingival fibroblasts to phenytoin in vitro. Journal of Dental Research 64:289

13 Seymour RA, Thomason JM, Ellis JS.(1996) : The Pathogenesis of drug-induced gingival overgrowth. J. Clin Periodontol 23:165-175

14 Barclay, S., Thomason, J.M., Idle, J.R., Seymour ,R. A. (1992): The incidence and severity of nifedipine-induced gingival overgrowth. J Clin. Periodontol 19:311-314

15 Heifti, AF., Eshenaur, AE, Hassell, M., Stone, C. (1994): Gingival overgrowth in cyclosporine –A treated multiple sclerosis patients . J periodontol 65:744-749

16 Bullon, P, Machuca, G., Martinez -Sahuquillo, A., Rojas, J, Lacalle, J., Rios , JV. (1995): Clinical assesment of gingival size among patients treated with diltiazem. Oral Surg, Oral Med, Oral Pathol, Oral Radiol, Endod 79:591-593

17 Sobhani, S., Hassell, TM ,Stone, C. (1989): Patients age and susceptibility to cyclosporine gingival enlargement: in vitro study. Journal of dental Research 68:416

18 Wysocki, GP., Gretzinger, HA, Laupacis, A, Ulan, RA, Stiller, CR. (1983): Fibrous hyperplasia of de gingiva: a side effect of cyclosporine A theraphy. Oral Surg , Oral Med, Oral Pathol 55:274-278

19 Barclay, S., Thomason, J.M., Idle, J.R., Seymour ,R. A. (1992): The incidence and severity of nifedipine-induced gingival overgrowth. J Clin. Periodontol 19:311-314

20 Addy, V., Mc Celnay, JC, Eyre, G., et al.(1983): Risk factors in phenytoin-induced gingival hyperplasia. J Periodontol 54:373-377

21 Hassell, TM, O´Donell, J., Pearlman, J., Tesini, D., Murphy, T., Best,H. (1983): Phenytoin- induced gingival overgrowth in institutionalized epileptics. J Clin Periodontol 11:242-253

22 Dahllöf G, Mooder T. (1986): The effect of a plaque control program on the development of phenytoin –induced gingival overgrowth: a 2-year longitudinal study. J Clin Periodontol 13:845-849

23 Babcock , JR, Nelson, GH. (1964): Gingival hyperplasia and dilantin content ok saliva: a pilot study. Journal of American Dental Association 68:195-198

24 Steinberg, A.(1980): Phenytoin penetration through sulcular tissues and its possible relationship to phenytoin-induced gingival overgrowth. Phenytion induced teratology and gingival pathology pp.179-187, New York Raven Press

25 Hassell TM, Page R, Lindhe, J. (1978): Histological evidence for impaired growth control in diphenylhydantoin gingival overgrowth in man. Archives of Oral Biology 23:381-384

26 Ballard , JB, Butler, WT. (1974): Proteins of the periodontium. Biochemical studies on the collagen and non-collagenous proteins of human gingiva Journal of Oral Pathology 3:176-184

27 Goultchin, J. , Shoskan, S. (1980): Inhibition of collagen breakdown by diphenylhydantoin. Biochemistry, Biophys Acta 631, 188

28 Narayanan, A., Meyers, DF, Page, R. (1988): Regulation of collagen in fibroblasts cultured from normal and phenytoin –induced hyperplastic human gingiva. Journal of Periodontal Research 232:118-121

29 Mooder, T , Brunius, G, Iinuma , M, Lerner, UH. (1992): Phenytoin potentiates Interleukin-1 induced prostaglandin biosynthesis in human gingival fibroblasts. British Journal of Pharmacology 106:574-578

30 Karlinsky , JB, Goldestein, HR. (1989): Regulation of sulfated glycosaminoglycan production by prostaglandin E2 in cultured lung fibroblasts. Journal of Laboratory & Clinical Medicine 114:176-184

31 Seager, J, Jamison, DL, Wilson, J, Hayward, AR, Soothill, JF . (1975): IgA deficiency, epilepsy, and phenytoin treatment. Lancet 632-635

32 Sorrel, TC, Forbes, IJ, Burness, FR, Rischbieth, RHC. (1971): Depression of immunological function in patients treated with phenytoin sodium (sodium diphenylhydantoin)Lancet 1233-1235

33 Masi, M, Paolucci, P, Perocco, P, Franceschi, C . (1976): Immunosupression by phenytoin . Lancet 860; 113-114

34 Kinane, DF, Drummond , JR, Chisholm, DM. (1990): Langerhans cells in human chronic gingivitis and phenytoin-induced gingival hyperplasia. Archives of Oral Bilogy 35:561-564

35 Walsh, LJ, Seymour, GJ, Powell, RN. (1988): The regulation of Langerhans cell T6, DR and DQ antigen expression: an hypotesis. Journal of Oral Pathology 17:43-46

36 Mooder, T, Mendez, C, Dahllof, G, Anduren, I, Anderson, G. (1990): Effect of phenytoin medication on the metabolism of epidermal growth factor receptor in cultured gingival fibroblasts. Journal of Periodontal Research 25:120-127

37 Dill, RE, Miller, EK, Weil, T, Lesley, S, Farmer, GR, Lacopino, AM. (1993): Phenytoin increases gene expression for platelet-derived growth factor B chain in macrophages and monocytes. Journal of Periodontology 64:169-173




^ arriba  | << atrás
© Copyright 2004/05/06 - Fundación Juan José Carraro - Resolución mínima de 800x600  Hosting & Mantenimiento