Periodoncia , Gingivitis, Dental implants, Periodontitis, Periodontist, Periodontics, Juan Jose Carraro, Bad breath, Bleeding gums, Fundacion carraro, Dr. Adolfo Aragonés, Dental hygiene, Gum surgery
FacebookTwitter Fundación CarraroLinkedinBlog de la Fundación Carraro
Periodoncia , Gingivitis, Dental implants, Periodontitis, Periodontist, Periodontics, Juan Jose Carraro, Bad breath, Bleeding gums, Fundacion carraro, Dr. Adolfo Aragonés, Dental hygiene, Gum surgery
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

  Resultados clínicos, radiológicos y microbiológicos  después de cinco años del tratamiento de periimplantitis en humanos.

Autores:
Leonhardt A, Dahlen G, Renvert S.
Departamento de Periodoncia, Hospital Molndal, Suecia


INTRODUCCIÓN: El objetivo de este estudio fue evaluar los resultados a largo plazo de un tratamiento combinado quirúrgico y antimicrobiano de las lesiones periimplantarias de humanos.

MATERIALES Y MÉTODOS: Participaron nueve pacientes parcialmente desdentados a los cuales se les habían colocado 44 implantes de titanio y que presentaban al menos un implante con periimplantitis. Se consideró este cuadro cuando se encontraba radiograficamente una pérdida ósea marginal de al menos tres espiras comparada con las radiografías tomadas un año luego de haber terminado la restauración protética. También debían presentar supuración y/o sangrado al sondaje. Se consideró, bajo esta definición, que 26 de los 44 implantes colocados tenían periimplantitis. Los implantes no presentaban movilidad y esto se comprobó luego de la remoción de la supraestructura en el momento en el cual se trató la periimplantitis. Todos los pacientes habían sido tratados de un cuadro de periodontitis severa antes de la colocación de los implantes. Cinco de los nueve pacientes eran fumadores. 
En cada implante con patología se registraron clínicamente: la presencia de placa bacteriana, el sangrado al sondaje, y si existía supuración. Se compararon los resultados iniciales y los obtenidos uno y cinco años después.
Se tomaron radiografías con técnica paralelizadora sin estandarizar y se determinó con el uso de lupas, la altura del primer contacto hueso- implante en mesial y distal. Esto se realizó en el inicio y a los cinco años.
En cada sitio con periimplantitis se obtuvieron muestras bacterianas subgingivales usando puntas de papel. Luego se procedió al cultivo microbiológico. Posteriormente se realizaron pruebas de comprobación a fin de confirmar las especies recuperadas de los cultivos. Se realizaron pruebas de sensibilidad microbiana a 8 diferentes antibióticos. El análisis microbiológico se llevó a cabo al inicio, a los seis meses, al año y a los cinco años.
El tratamiento en sí consistió en retirar los pilares, exponer quirúrgicamente las lesiones y luego de remover el tejido de granulación, limpiar los defectos con peróxido de hidrógeno al 10%. Se esterilizaron y se reubicaron los pilares y las supraestructuras. A los pacientes se les administraron antibióticos sistémicos durante dos a cuatro semanas de acuerdo a los resultados del test de susceptibilidad. 
Se realizaron sesiones de mantenimiento cada 3 a 6 meses durante los cinco años.

RESULTADOS: Se perdieron siete de los veintiséis implantes con periimplantitis durante los cinco años de seguimiento. Hubo una reducción significativa en la presencia de placa y en el sangrado al sondaje de los otros implantes. De 100 al 11% para la presencia de placa y de 100 a 5% para la hemorragia al sondaje.
En lo hallazgos radiográficos: cuatro implantes continuaron perdiendo hueso, nueve no modificaron su nivel óseo y seis ganaron hueso.
Cinco de los pacientes fueron tratados con antibióticos dirigidos contra patógenos periodontales putativos como A. actinomycetemcomitans, P. intermedia, P. Gingivales; tres pacientes fueron tratados por la presencia de microorganismos intestinales. (E. coli and E. cloace); y, en un paciente el tratamiento fue dirigido contra el  S. aureus. Todos los pacientes tenían al menos uno de estos microorganismos al inicio. Los mismos no pudieron ser detectados a los seis meses, pero si se encontró al menos uno de estos patógenos a los cinco años (no necesariamente el mismo).

CONCLUSIONES: A pesar del tratamiento y del retratamiento, siete implantes se perdieron. De los nueve pacientes: cuatro perdieron al menos un implante, tres necesitaron retratamiento, dos perdieron al menos una espira adicional de tejido óseo y solo uno no recibió retratamiento, perdió implante alguno ó tejido óseo en los cinco años de seguimiento.
J Periodontol 2003; 74:1415-142

 


^ arriba  | << atrás
© Copyright 2004/05/06 - Fundación Juan José Carraro - Resolución mínima de 800x600  Hosting & Mantenimiento